Quién fue Alicia Oliveira

Alicia Oliveira, primera Defensora del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Alicia Oliveira fue la primera mujer en ocupar el cargo de juez en la historia del fuero penal nacional. Desde ese lugar, trabajó con pasión tratando de evitar la internación de los chicos que transitaban por la justicia de menores. De su paso por la justicia se destacó su intervención en el caso “Pujadas”; allí desde su rol de jueza, arbitró los medios para facilitar la salida del país de Víctor, uno de los hijos menores y único sobreviviente junto a su hermana de la familia masacrada en agosto del ‘75 por el comando libertadores de América, versión cordobesa de la Triple A.

alicia-oliveira 3
Dado que la dictadura la expulsó del poder judicial, era usual verla haciendo habeas corpus en los pasillos de tribunales, muchas veces redactados de puño y letra con la misma pasión con la que luchaba siempre contra aquella realidad que estaba decidida a cambiar y en pleno apogeo dictatorial, no vaciló en denunciar los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura. Así, acompañó con su firma el documento presentado por el Partido Justicialista ante la delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en ocasión de su histórica visita al país, en el año 1979 para recopilar denuncias sobre las desapariciones y secuestros de militantes políticos. También integró el Centro de Estudios Legales y Sociales desde su creación, en donde se avocó al patrocinio de detenidos a disposición del Poder Ejecutivo, a la documentación del terrorismo de Estado y a la asistencia a las víctimas y sus familiares debido a las grandes y sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos.

Cuando las leyes de impunidad impidieron el acceso a la justicia para la denuncia de los crímenes cometidos por la dictadura, Alicia delineó los argumentos que permitirían esgrimir el derecho a la verdad como forma de saltar ese obstáculo. En 1994, fue convencional constituyente en Santa Fe y a ella le debemos en parte que los tratados internacionales de Derechos Humanos tengan hoy rango constitucional. Su trabajo al frente de la Defensoría del Pueblo entre 1998 y 2003 tuvo como sello la necesidad de instalar esa flamante institución como referencia para la ciudadanía frente a los arrebatos de los poderes institucionales y económicos que, en particular, sufren los sectores más vulnerables. En suma, Alicia Oliveira fue una inalcanzable luchadora y una histórica militante, su coraje salvó y mejoro la calidad de vida de miles de ciudadanos y su figura resultó imprescindible en la promoción y tutela de los derechos humanos en nuestro país.