ENTREGA DEL PREMIO ALICIA OLIVEIRA A LES DEFENSORES DE DDHH -2019

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad entregó el Premio Alicia Oliveira a la Madre de Plaza de Mayo y víctima de la Shoá, Sara Rus, y al cantante popular León Gieco

En una jornada cargada de emoción, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad entregó el Premio Alicia Oliveira a la Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora y víctima de la Shoá, Sara Rus, y al cantante popular León Gieco por su labor indisputada en la defensa y promoción de los derechos humanos.

Participaron de la ceremonia de entrega el Defensor del Pueblo de la Ciudad, Alejandro Amor, Estela Barnes de Carlotto, de Abuelas de Plaza de Mayo , Taty Almeida, Lita Boitano y Daniel Rafecas.

En la reseña de los homenajeados, Silvina Pennella, Secretaria General de la Defensoría y Directora Ejecutiva del Consejo de Derechos Humanos destacó la doble condición de víctima de Sara Rus: del genocidio nazi y de la dictadura cívico-militar que secuestró en 1977 a su hijo Daniel, de 27 años.

Al reseñar la trayectoria de los homenajeados, Pennella enfatizó la lucha inclaudicable de Sara por la verdad, la justicia y por no olvidar. Desde la desaparición de su hijo, Sara asume la memoria como un imperativo. Para ella, dar testimonio sobre el horror es un derecho pero también un deber porque si no se tiene memoria, las cosas vuelven a pasar. Es un compromiso que los sobrevivientes tienen con los que quedaron atrás, sostuvo.

Respecto de León Gieco, destacó la coherencia, el compromiso y la solidaridad de este artista popular que es uno de los más queridos y reconocidos de la Argentina y de toda Latinoamérica. León es un militante de la vida al que ninguna causa le fue o le es ajena y que sufrióen carne propia el asedio de la dictadura cívico-militar que lo persiguió, censuró y forzó al exilio, pero eso no le impidió seguir abriendo caminos y espacios de resistencia colectiva.  Él es un artista que hizo de su canción una bandera para denunciar la desigualdad y las injusticias; una barricada para defender a las víctimas y un pretexto para luchar por la dignidad y la memoria.

El evento contó con una magnífica performance sobre Evita, dirigida por Mosquito Sancineto, en conmemoración de los 100 años de su natalicio; la lectura de un poema que estuvo a cargo de la actriz Cristina Banegas como regalo a los homenajeados y una canción que fue interpretada por el Grupo La Tranquera.

El Defensor del Pueblo se refirió a Sara y destacó de ella que “jamás va a dejar de emocionarnos que, a pesar de todo lo vivido, siga transmitiendo alegría y esperanza”. Y respecto de León, expresó que “es un ejemplo para nuestra generación y es una expresión desde su compromiso militante desde el arte, de la lucha incansable de las Madres, de las Abuelas, de los organismos de derechos humanos, pero fundamentalmente, del pueblo argentino”.

Cerró su intervención reafirmando que “Nunca más es nunca más para innumerables temas de la Argentina, esto es un piso de valores morales y éticos que la sociedad argentina tiene y que quedó consagrado cuando don Julio César Strassera se paró frente a los jueces y les dijo ‘señores jueces, nunca más’”