El premio fue otorgado a la señora Loita Boitano, presidenta de la organización Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas y Gustavo Carrara, flamante obispo auxiliar de la Ciudad de Buenos Aires.