Las Defensorías del Pueblo tienen un rol clave en el monitoreo y seguimiento de la Agenda 2030 como órganos capaces de garantizar el respeto de los derechos humanos, sobre los que se construyen cada uno de los ODS y sus metas. En ese sentido, el Programa brinda un marco para el accionar de la Defensoría y su articulación con el Estado y otros actores estratégicos en la materia.